Integración

Hola amigos del Podcast de La Casa Rojas de Rojas Spanish Language. Bienvenidos

Nuevamente nos encontramos aquí ya casi al final de este año 2012. Este año que ha pasado muy rápido.

Les saluda su amigo Luis y quiero darles la bienvenida a otro Podcast, donde aprendemos de los hispanos en sus países, de los hispanos inmigrantes y de los estudiantes de español.

Este Podcast es un material complementario para los que estudian español y para los amantes de la cultura hispana.

Quiero agradecer a Roberto Everest por la música de introducción y si tienes preguntas o sugerencias para este Podcast puedes comunicarte conmigo y visitar mi sitio web www.lacasarojas.com   donde vas a encontrar recursos para practicar tu español. Este Podcast lo encontrarás en la sección Podcast en el menú principal.

Download Audio File and Script

Este es el sonido de mi familia en Minnesota. Este es el sonido de mi familia en Argentina.

Estos dos sonidos no son solamente sonidos en diferentes idiomas. Son los sonidos que representan dos mundos, dos comunidades, dos perspectivas…y yo estoy en el medio.

En cierta forma, mi vida en Perú tuvo que ver mucho con extranjeros que vinieron a vivir en mi país. Ellos venían de diferentes países y por eso mi familia tuvo mucha relación con americanos y británicos. Sí, sí…desde mis abuelos que hacían referencia al doctor Mackay, miss Florencia y al Sr. Macintosh de Escocia entre otros.

También americanos existen en la lista de interacción de mi familia con extranjeros, un tal Harris, Brasington, Ditmore y otros de los Estados Unidos que ahora recordarlos solo traen momentos de nostalgia.

 

Muchos de ellos fueron misioneros que pasaron muchos años en Perú con sus familias. Tuvieron que vivir fuera de sus países, aprender español, e intentar convivir con la cultura, sus demandas y desafíos.

Muchos tuvieron éxito y también muchos fracasaron.

En ese contexto, de familias de habla inglesa viviendo en Latinoamérica, observo un nivel diferente de esa experiencia y que se relaciona con sus hijos. En el mundo de adultos yo escuchaba acerca de las relaciones de trabajo, el compañerismo y las bromas acerca de los acentos anglosajones con que los “gringos” hablaban español. Mientras tanto los hijos de ellos que venían al Perú a corta edad podían pasar como peruanos ya que adquirían hasta el mismo acento que los nacionales.

En cuanto al acento esto no es novedad. Mi atención se concentra en la asimilación cultural, en los esfuerzos por lograr una asimilación adecuada en la nueva cultura donde se vive y trabaja.

Pensando en los niños, no creo que haya sido solamente por su corta edad que podían aprender un idioma más fácilmente. Era más bien, creo yo, por su interacción con la cultura en un nivel más personal, sin prejuicios culturales de modo que facilitaban sus habilidades para internalizar los ritmos, conceptos y puntos de vista de la cultura. Y claro, si pasaban tiempo en casa de otros peruanos con sus hijos, participaban de las peleas de niños en las escuelas en español o tenían que aprender las canciones de las escuelas, comer con los otros peruanos…y ser parte de ellos…mientras que sus padres solamente buscaban usar el español para hacer posible  su trabajo. Si hablamos de integración en una cultura tal vez la experiencia de estos niños nos pueda dar una idea de cómo es eso.

La integración es un proceso que puede no tener fin. Tiene comienzo y continua, tal vez, por el resto de la vida. El idioma tiene mucho que ver en esa integración pero es solo el vehículo para convivir en esa comunidad de gente nueva en la que escogimos vivir.

Cada vez, descubro algo más de mi familia en los Estados Unidos que son diferentes a mi familia que está en Perú o Argentina, pero similares también. Antes hablaba mucho de la integración en esta cultura solo a través del idioma, pero después de casi 10 años me doy cuenta que implica mucho más.

Hace dos días vino el padre de uno de mis estudiantes a recoger un paquete que mis sobrinas habían enviado desde Argentina para su hija.

Pasamos un buen tiempo con él en medio de una agradable conversación, algo de vino y participar de experiencias. A la hora de salir, este proceso tomó varias etapas. Primero nos levantamos del sofá, seguimos conversando hasta la puerta. Luego en la puerta mientras se ponía su abrigo pasamos por lo menos 10 minutos más hasta que Joan hizo la referencia a la típica despedida en Minnesota en la que finalmente uno termina diciendo “adiós” en el carro, después de haber dicho “adiós” muchas veces antes.

Esta era la expresión de la larga despedida típica de Minnesota, bueno, eso es lo que dicen aquí. Muy similar a las despedidas hispanas en muchas familias latinas: nunca queremos decir no, o dar el último adiós.

A esta costumbre no tengo problemas para integrarme. Es más, me resulta familiar.

Pero navidad, es una fiesta que la internalizamos muy profundamente desde que somos niños.

Al acercarnos  a la navidad los sonidos de la navidad internalizados por tantos años dentro de mí son más claros y difieren de los sonidos de navidad en Minnesota. Al acercarnos  a la navidad me doy cuenta que los sonidos de la navidad con mi familia en español hace mucho que no lo escucho.

En los últimos 10 años he pasado navidad en Minnesota. La nieve, el fuego en la chimenea, el café caliente, el silencio de las calles contrastan con el verano sudamericano, el ruido de los vendedores, los fuegos artificiales y las bocinas de los carros.

Los sonidos de mi familia de Minnesota son diferentes y supongo que hacer esos sonidos parte de mí es aprender a integrarme a mi familia. Esta es la experiencia de vivir en otra cultura e ir adaptándose a esa cultura.

Lo que les he contado anteriormente acerca de mi familia y los extranjeros ha sido para darles un contexto de lo que implica vivir en otra cultura. De lo que significa hablar otro idioma y ser más que un visitante.

Ahora yo soy el extranjero en este “mi nuevo país” inmerso en mi familia estadounidense, del midwest americano, de Minnesota tierra de los indios Dakotas y también de inmigrantes nórdicos, de Noruega, Finlandia, Alemania, Suecia…y en medio de esta sociedad yo soy el inmigrante.

Yo soy uno más como muchos inmigrantes que vienen a los Estados Unidos por diferentes motivos y en diferentes circunstancias.

Y como inmigrante trato de sentirme cómodo con los nuevos sonidos de mi familia aquí.

Sonidos que representan actitudes, conducta y perspectiva de vida que ahora he comenzado a abrazar como parte de mí mismo y empieza a ser parte de mí en un proceso de aceptación, amor y tolerancia mutua.

Esta navidad estoy agradecido por mi familia aquí, por el frio, esos -10 F se experimenta en Minnesota y que es inimaginable para un citadino limeño de Perú.

Estamos en la sala. Es navidad y veo a Joan trabajar con dedicación en ese rompecabezas que ya nos lleva semanas en su construcción. Veo también al resto de la familia disfrutando de este tiempo de navidad frente al fuego, con vino, con comida. De pronto veo una mirada limpia y penetrante que se dirige a mi intermitentemente.

Es la mirada de mi nieta…ella tiene 6 meses. Y mientras me mira cómo observo a todos imagino que me dice a través de sus balbuceos: “… ¿sabes qué abuelo? No estás sólo…yo también tengo que adaptarme a estos sonidos…”

 

Y conmigo, hasta la próxima.

 

Luis

 

Los créditos de la Música corresponden a:

The Show, Lenka   

 

 

 

 

Integración was last modified: August 5th, 2014 by luis_rojas
luis_rojas